Albóndigas en salsa

0

Albóndigas con sorpresa

Todos albergamos en nuesta memoria gustativa sabores, olores, aromas y recetas que nos llevan directamente a una casa, a un lugar o una persona con el simple hecho de imaginarlo.

Para algunos puede ser la comida de la abuela. Yo no me crié cerca de ellas. De hecho, a una de parte de padre no llegué a conocerla y a mi abuela materna «Ña Chichí» no la tengo como una gran cocinera, aunque tiene un par de especialidades.

Sin embargo, tuve la suerte de crecer con unos padres con un talento especial, ese «po he» que enriquece cualquier receta. 

Ya te hablé en varias ocasiones de mi mamá y su especial poder de hacer maravillas con pocos ingredientes. Esta vez y con esta receta permítanme hablar de mi papá.

Aunque él es más de cocinar y comer platos contundentes y de cuchara como locro, kumanda ipokue y pucheros, los otros tipos de cocina no se le dan nada mal. 

Este plato de albóndigas con sorpresa es una de esas recetas especiales para mi. Y aunque no es su receta, –porque ellos son así – cocinan a ojo y con lo que tienen a mano; la idea es intentar rememorar esas comidas de fines de semana a mediodía en donde nos sentábamos todos a la mesa, él en la cabeza y compartíamos el almuerzo en familia.

Hoy, la distancia nos impide recrear esa escena menos de lo que quisiéramos. Pero con esta receta quiero decirle que sus albóndigas con wiwi wiwi ya forman parte de mi vida y mis recuerdos. 

PORCIONES

4 a 5

TIEMPO DE
PREPARACIÓN

45 MINUTOS

DIFICULTAD

MEDIA

INGREDIENTES

  • Para 4-5 personas

    • 500 grs de carne de res (vaca) molida
    • 1 huevo crudo
    • 2 cdas de aceite (girasol u oliva)
    • 1 trocito de pan (aprox 40 gr)
    • 100 ml de leche tibia
    • 1 diente de ajo
    • 1 cebolla mediana
    • 1 pimiento (locote o morrón) verde
    • 200 ml de salsa o extracto de tomate
    • 3 huevos duros
    • Sal, orégano, comino y pimienta a gusto
    • 1 cdita de azúcar
    • 250 ml de caldito de carne o verdura (disuelvo 1 cubito en 250 ml de agua)
    • 1 taza de harina
    • Aceite de girasol para freir

PREPARACIÓN

Cortamos el ajo, la cebolla y el pimiento en daditos muy pequeñitos.

En una sartén ponemos el aceite, y cuando esté caliente agregamos las verduras cortadas, echamos un poquito de sal para que suden y tapamos.

 

Vamos removiendo de vez en cuando para que no se peguen.

 

Sabremos que están cocidas, cuando se vuelvan transparentes, en especial la cebolla. 

Retiramos del fuego y reservamos.

En una taza con leche tibia, desmigamos un trocito de pan (puede ser cualquier tipo, baguette, felipito, una galleta paraguaya, una flauta) y con una cuchara vamos mojando todo el pan hasta que se haga una pasta.

En un bowl preparamos la mezcla de carne para las albóndigas. 

Mezclamos la carne, el huevo, el pan remojado en leche, las mitad de la verdura que habíamos preparado (la otra mitad la vamos a usar en la salsita), los condimentos, la sal e integramos todo.

 

Cortamos el huevo duro por la mitad tanto verticalmente como horizontalmente de manera a obtener 8 trocitos pequeños.

 (Se puede reemplazar el huevo por queso)

Con una cuchara tomamos una porción de la mezcla de carne; aplanamos y la ahuecamos, agregar una porción de huevo duro y cerrar. 

Darle forma redondas como una croqueta.

Pasamos estas albóndigas por harina para luego freirlas en aceite caliente.

 

Llegados a este punto quiero hacer una aclaración: esta es una receta mía, yo elegí freír primero las albóndigas para luego terminar de cocer en la salsa, pero hay quienes agregan las pelotas directamente a la salsa y cocinan allí la carne.

 

Retiramos las albóndigas sobre un papel absorbente y reservamos.

LA SALSA

Yo elegí una salsa roja tipo tuco.

Con la mitad de la verduritas cocidas que habíamos reservado, continuamos preparando la salsa, agregamos la salsa de tomate y el caldito de verduras, el azúcar y orégano.

Rectificamos la sal. 

Tené en cuenta que los calditos en cubo son salados, por eso yo no agregué más sal.

Dejamos cocinar 5 minutos y agregamos las albóndigas para que se terminen de cocer dentro de la salsa a fuego medio durante 15 a 20 minutos.

 

Mientras tanto podemos preparar la guarnición. 

Se puede acompañar con puré de papas, arroz blanco, fideos, o pasta fresca. 

Yo elegí unos fideos frescos al huevo.

Servir las abóndigas sobre la guarnición elegida con un poco de salsa. Y ¡a disfrutar!


Albóndigas o almóndigas

¿Sabías que?

La palabra albóndiga es término procedente del árabe al-bunduqa, que significa ‘la bola’. Los árabes enseñaron a los europeos a preparar estas bolas de carne.
Seguramente habrás escuchado a alguna persona decir «almóndigas» pensando que hablaba mal, pero lo cierto es que en Brasil se llaman así  almôndegas quizás de allí la forma de decir.
 

 

¿Qué dice la RAE?


0
6 Comments

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.